Proyecto Culinaria

Una riojana y un abulense entre fogones. Recetas y mucho más.

Página 2

BIZCOCHO DE LECHE CONDENSADA Y CACAO PARA NUESTRAS MADRES

24 Apr 2017

Como no podía ser de otra manera, la receta de hoy va dedicada a todas las madres buenas del mundo y en especial, suponemos que no os importará, a las nuestras. Hemos elegido este bizcocho por dos cosas: una, porque la madre de Paco le metía botes de leche condensada en el petate para que la mili no fuera tan amarga, un gesto que Paco ni ha olvidado ni olvidará; y dos, porque a mi madre no le gusta nada cocinar, pero este bizcocho es tan fácil de hacer que hasta ella lo haría (bueno, vale, seré sincera, no lo haría, pero seguro que le encantaría zamparse un buen pedazo).

Paco pasará parte de este día con su madre. Desafortunadamente, yo no tengo tanta suerte, pero desde aquí le digo que la quiero mucho, porque si se lo digo por teléfono, lo mismo se muere del susto (es que los riojanos no somos mucho de verbalizar nuestro sentimientos J).
Feliz día de la madre!

(Esta receta la hemos tomado prestada del blog Webos Fritos, que imaginamos que todos conocéis.  Las variaciones han sido mínimas).

Ingredientes:

4 huevos medianos
300 gr de leche condensada
1 yogur natural
2 cucharadas de cacao en polvo
1 cdta de esencia de vainilla
100 ml de aceite de oliva virgen extra
250 gr de harina de repostería
8 gr de levadura en polvo

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180ºC
Ponemos los huevos en un cuenco grande y los batimos durante un par de minutos con unas varillas eléctricas. Después añadimos la leche condensada, el yogur, el aceite y la vainilla, y batimos de nuevo durante un minuto más.
Ahora añadimos la harina tamizada y la levadura y, con movimientos suaves y una lengua de silicona o unas varillas manuales, las mezclamos hasta conseguir una pasta homogénea.
Lo siguiente que tenemos que hacer es poner la mitad de la pasta en otro cuenco, añadirle el cacao en polvo y mezclar bien.
Engrasamos el molde para bizcochos con mantequilla o margarina y añadimos una primera capa de la masa sin cacao. Después echamos encima la que lleva cacao y metemos un palito de brocheta o uno chino hasta que toque la base del molde y hacemos eses desde un extremo del molde hasta el otro. Retiramos el palito, metemos el molde con nuestro futuro bizcocho en el horno y dejamos que se haga durante media hora. (Su dice que 35-40 minutos, pero ya sabéis que eso depende del horno. Sabréis que está hecho si metéis un cuchillo hasta el fondo del bizcocho y éste sale limpio).
Una vez hecho, lo sacamos del horno y dejamos que temple durante unos diez minutos. Transcurrido ese tiempo, desmoldamos y dejamos que termine de enfriarse.
Esperamos que os guste.

Ensalada de melocotón y jamón de pato

10 Apr 2017

Hoy es el día de la ensalada en Twitter (#diadelaensalada) y la gente no para de proponer ideas maravillosas que van más allá de la lechuga, el tomate y las aceitunas.
Nosotros hemos participado con esta deliciosa ensalada. No teníamos previsto postear la receta, pero ya que estamos...

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 melocotones maduros (pero no de los que se espachurran en las manos)
  • 50 gr de rúcula
  • 10 lonchas de jamón de pato
  • 2 ruedas de queso de cabra (opcional)
  • Virutas de parmesano
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Módena (del bueno, please)
  • Sal

Elaboración:

Pelamos y troceamos los melocotones en cuartos. Se pueden asar durante unos minutos o pasarlos por la plancha, con un chorrito de aceite de oliva, durante unos minutos, hasta que comiencen a soltar los jugos.
Los retiramos y dejamos que se templen.

Si vamos a añadir el queso de cabra, lo pasamos también por la plancha hasta que comience a fundirse.
Ahora ponemos los trozos de melocotón en un par de platos, a los que añadiremos la rúcula, 5 lonchas de jamón de pato y una rueda de queso de cabra en cada plato, y unas virutas de queso parmesano por encima.
Hacemos el aliño aparte: 1 cucharada de vinagre de Módena, 2 de aceite de oliva virgen extra y un pellizco de sal y removemos hasta conseguir una mezcla homogénea. Los aliños ya sabéis que dependen mucho del gusto de cada uno, así que podéis ir adaptando las cantidades hasta que os parezca. (Nosotros somos muy de vinagres y estamos seguros de que si nuestras madres comieran las ensaladas que preparamos, se les pondrían los pelos como escarpias.)
Una vez hecho el aliño, "regamos" con él la ensalada, dejamos que se funda con los jugos del melocotón y a disfrutar.